Shop Mobile More Submit  Join Login
About Other / Student Sofía - MerenwenFemale/Argentina Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Core Membership
Statistics 180 Deviations 712 Comments 4,241 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Groups

Activity


A la mañana siguiente Naomi se sentía como un zombie. Después de horas de lecciones básicas sobre control y las clases de historia de dragones- de malditos 1800 años- ella había quedado completamente exhausta. La Dirª Patricia se fue a las cuatro de la madrugada con la promesa de seguir al día siguiente, dejándole a Naomi tan solo tres horas de descanso reparador.

La alarma le taladró el cerebro y ella no pudo evitar el rezonguido que salió de su boca. Lentamente se desenredó de las sábanas-ya estaban cambiadas, muchas gracias, nadie quiere dormir con sangre en su almohada- y, tomando su ropa, se dirigió al baño para prepararse por el día. Esta vez optó por usar un jean negro, una musculosa simple gris y las mismas converse negras.

Pasó un buen rato refregándose el rostro y, cuando sintió que sus párpados no pesaban ocho toneladas, bajó a la cocina. Se sintió algo decepcionada al no ser recibida por un Erik en cuero y un delicioso desayuno, pero tragó la extraña sensación amarga en su garganta y comenzó a revisar los estantes en busca de alimento. Finalmente, dio con una caja de Lucky Charms que prácticamente la llamaba. Luego de haberse terminado el último malvavisco, decidió que era hora de ir a la escuela.

Sabía que Bruce no tenía las fuerzas para llevarla y estaba claro que no iba a pedir a Erik transporte, no después de toda la frialdad con la que la había tratado. Pensó unos minutos y, finalmente, dio con la solución. Tomó su celular y marcó un número. Al cuarto tono, respondió.

"¿Hola?", se escuchó una voz femenina con una acento ruso marcado desde el otro lado, "¿Quién es?"

"Hola Rasha, soy Naomi", respondió ella con una pequeña sonrisa.

"¡Naomi! ¿Cómo estás querida? ¿Te sientes mejor? Lamento no haberme comunicado, es que no me devolviste tu número", Naomi quedó sorprendida ante el tono de preocupación de la pelirroja.

"Sí, gracias. Ya estoy mucho mejor. Mira, ¿puedo pedirte un favor?", se tomó el tabique por la altura de los ojos, "Verás, mi tío se ha enfermado y no tengo nadie quién me lleve-"

"¡Claro! No te preocupes, estaré allí en unos minutos".

~o~

Pasaron seis minutos cuando en la esquina apareció un Lagonda 2016 de Aston Martin. Ya es en serio, ¿es que acaso todos aquí son mafiosos? ¿Cómo hacen para tener autos tan lujosos?, no pudo evitar pensar Naomi.

Apenas el auto estuvo adelante suyo ella se subió. El auto era aún más hermoso por dentro. Rasha le dedicó una sonrisa y arrancó. Naomi nunca podría expresar en palabras lo mucho que le agradecía que hubiera dejado el tema de por qué había dejado la escuela el día anterior.

Cuando finalmente llegaron, Naomi se desabrochó el cinturón de seguridad pero se quedó dentro. Ahora que lo pensaba, no sabía si estaba lista para volver. Sí, había aceptado las noticias de lo sobrenatural con facilidad, pero las emociones todavía la abrumaban.

De repente, una cálida mano se posó sobre la suya. Alzando la mirada vio que Rasha le sonreía, alentándola a mantenerse fuerte. Ella le devolvió la sonrisa y, juntas, salieron del auto.

Apenas Naomi salió, todos se voltearon a verla y comenzaron a susurrar. Ella frunció el ceño, pero, aún así, no les dio importancia. Rasha se le acercó y la tomó del brazo, guiándola a la escuela. Ya dentro, Rasha la dejó para que fuera a su locker.

Estaba sacando su libro de Ciencias cuando, de repente, la taclearon al piso. Ella dejó escapar un pequeño grito e iba a golpear al maldito que la había tacleado, pero se detuvo a último minuto al ver que no era nada más y nada menos que Cameron Sánchez. La mejicana prácticamente estaba empapándole la camiseta con lágrimas y estrujándola con un abrazo, y Naomi no pudo hacer nada más que posar una mano en su cabeza.

Escuchó cómo Cameron repetía Gracias como si fuera una letanía y no pudo evitar reír un poco. Cuando se calmó un poco, ambas se levantaron y Naomi le dio un pequeño abrazo. Se dirigieron a su clase juntas sin decirse una palabra.

Al llegar todos comenzaron a susurrar devuelta, pero Naomi no les prestó nada de atención. Además, el profesor los calló rápidamente. La mayoría del día se pasó con normalidad, hasta tal punto que Naomi casi olvida lo que ahora era y lo que la esperaba al llegar a casa. Incluso ni siquiera tuvo intercambios violentos con Becca. Sin embargo, lo que la preocupó un poco fue el hecho de que Hunter y May parecían agitados y cansados. Pero, pensó ella, solo debe ser un nerviosismo menor. No significa nada.</i>

Qué equivocada estaba. May, Hunter y Rasha no se presentaron durante el almuerzo, y por alguna razón eso ponía a Naomi nerviosa. Fue cuando finalmente sonó el timbre libertador que se decidió ir a buscarlos. Después de todo, necesito que alguien me lleve a casa, pensó como excusa.

Se abrió paso entre los demás hasta que finalmente ya no chocaba a nadie. Los pasillos estaban desiertos. Su primer pensamiento fue fijarse en el baño de chicas para ver si Rasha estaba allí, pero al pasar por enfrente del baño de chicos escuchó algo que le puso los pelos de punta.

Dentro del baño se escuchaban gruñidos. Gruñidos de animal y, ¿era esa la voz de Rasha?. Lentamente, abrió la puerta y, al mirar adentro, vio algo que no esperaba.

Aferrándose del lavamanos como si su vida dependiera de ello estaba Hunter, un Hunter muy peludo. Pelaje crecía y desaparecía en su piel, su rostro, su espalda. Su boca estaba abierta y con la lengua afuera, como un perro jadeando, mostrando dientes grandes y filosos. Sus ojos. Sus ojos se habían tornado completamente rojos. Sus orejas se habían vuelto puntiagudas y sus uñas eran garras.

En una esquina del baño se encontraba May abrazándose a sí misma en un estado similar. Sus ojos también eran rojos, tenía garras y colmillos, y pelaje crecía en distintas partes de ella. Junto a ella se encontraba Rasha, intentando de calmarla, pero cada vez que se acercaba a ella, May le gruñía.

Naomi quedó paralizada en la puerta. No podía hacer que su cuerpo se moviera, simplemente se quedó allí, mirando. Finalmente, pudo hablar.

"¿Ustedes tambi-én?", pregunto con un hilo de voz, su voz se quebró al final. Los tres se volvieron hacia ella con una mirada de terror. Rasha fue la primera en responderle.

"Naomi, ¿Qué haces todavía-? Oh, es cierto, no tienes a nadie que te lleve", le echó una mirada a May. "No deberías haber visto esto. No es seguro que estés aquí. Debes irte-"

Naomi largó una carcajada maniática, "¿No estoy segura aquí? Ya me di cuenta, gracias. Aunque creo que me avisaron un poco tarde que este condenado pueblo me traería tantos problemas. ¡Já! ¿A salvo? Ellos son los que deberían estar a salvo. No soy tan diferente de ellos". Todos la miraron estupefactos. "¿Qué son? Díganmelo. Si no soy la única anormal por aquí me gustaría saber qué son mis compañeros".

Ellos se miraron entre sí, debatiendo silenciosamente qué decir. Finalmente, Hunter habló con falta de aire.

"H-Hombres lobo", luego miró a Rasha y dijo, "Demonio".

Naomi alzó sus cejas en sorpresa. Eso era algo que no esperaba. Una pequeña sonrisa se dibujó en su rostro.

"Dragona novata", dijo riendo un poco.

May le dirigió una mirada simpatética y le respondió sarcásticamente, "Bienvenida al club de los sobrenaturales".
Los Defensores - Cp6

Yay! El club de los freakys! XD Ya ya, díganme, ¿se lo esperaban?

¡Espero que les guste!Jejeje esta vez si me dio tiempo de escribir c:

Loading...
Al principio Naomi pensó que era una broma de mal gusto, así que comenzó a reírse porque, ¿en serio? Cómo pensaron que ella iba a creer eso. Claro que, su risa se apagó poco a poco al ver lo serios que estaban ambos y al ver que ohportodosloscielos su tío todavía tenía ojos amarillos.

Así fue como ella prácticamente saltó fuera de su cama, se armó del objeto más cercano que tuviera- que resultó ser un libro de historia que se veía bastante pesado- y golpeó a su tío con un grito de guerra.

Desafortunadamente para él, el libro dio directo con su nariz. Por lo que mientras Naomi gritaba como una salvaje, Bruce escondió su rostro en la almohada de Naomi y ahogó sus gruñidos de dolor. Para la sorpresa de Naomi- y fortuna de Bruce- Erik decidió que ese era el momento perfecto para entrar en acción.

Rápido como un rayo, le sacó el libro a Naomi, lanzándolo al otro lado de la habitación, y la tomó con sus brazos de acero por la cintura. Esto dejó los brazos de Naomi inmovilizados, pero, sin embargo, ella siguió peleando. Si alguien los hubiera visto en ese momento probablemente hubiera reído, puesto que Naomi parecía un pez resbaladizo intentando de liberarse de las garras de un depredador. Fue la ironía de la vida cuando, literalmente, se escuchó una risa melodiosa.

En un segundo, todos estaban mirando a la puerta, o... bueno, todos menos Bruce... quién seguía lloriqueando en la almohada. Debajo del marco, con un hermoso vestido escarlata que le llegaba a la rodilla, el sedoso cabello negro ondulado suelto hasta la mitad de su espalada, y los ojos azabache resplandecientes, estaba parada nada más y nada menos que la Dirª Patricia Moore.

Su rostro modelaba una sonrisa perfecta y su pose de mano en cadera daba un aire de comodidad. Sus ojos se movieron de Erik y Naomi a Bruce tirado en la cama. Una pequeña risa escapó de sus labios, pero la tapó rápidamente con su mano. Lentamente, mientras que quienes antes habían estado peleando ahora estaban quietos, ella se acercó a la cama. Se sentó junto a Bruce y comenzó a mover su mano por su espalda consolándolo. Él giró su cabeza hacia un lado mirándola con ojos llorosos, el labio inferior afuera y su nariz roja corrida hacia un lado ¡Su nariz estaba rota! Yo hice eso... wow, pensó Naomi con una extraña sensación de orgullo.

"Aww, Brucie, Brucie, Brucie, esa nariz no se ve nada bien. ¿Te duele?", él asintió. "Será mejor que te la arregle entonces". Bruce se puso tenso, pero aún así asintió de nuevo. Oh por- ¿De verdad va a arreglarle la nariz? ¿Acaso es médica? No quería hacerle daño... bueno tal vez un poco, pero se lo tenía merecido, mientras todos estos pensamiento se enredaban en la mente de Naomi, ella comenzó a sentir que el aire ponía ligeramente pesado.

Lentamente, Erik la puso en el suelo, pero ella no se dio cuenta ya que estaba muy ocupada viendo como su directora tocaba el rostro de su tío con sus manos mientras que de su cuerpo emanaba luz. ¿Qué rayos? El aire parecía estar cargado de electricidad y como si fuera espeso. El cabello de la mujer comenzó a elevarse, como si tuviera vida. Sus ojos negros ahora se habían tornado completamente blancos, como si estuviera ciega.

Mientras tanto, Bruce tenía los ojos cerrados y su rostro mostraba pura agonía. Donde las manos lo tocaban su piel se tornaba roja, como si estuviera ardiendo. Del corte de su nariz salía humo amarillo y, poco a poco, se iba moviendo. Se estaba acomodando. De repente, se escuchó un crujido que hizo que todos se estremecieran y Bruce gritó de dolor. Sus ojos se abrieron y se veían amarillos, sus pupilas tenían la forma de la de las serpientes.

Naomi miraba esto boquiabierta, pues no podía creer lo que veían sus ojos. Bruce se apartó de las manos y comenzó a retorcerse de dolor en la cama. Parecía como si algo lo estuviera poseyendo, o como si estuviera teniendo convulsiones. Su piel se estaba tornando blanca y se estaba dividiendo en capas, como escamas. De su espalda comenzaron a salir púas y de su cabeza plumas doradas.

"¡Oh por-!", pero su grito de terror se vio interrumpido por el rugido que eruptó del pecho de su tío. Ella vio aterrada como de su nariz y boca salía humo. Las luces de la habitación comenzaron a prenderse y a apagarse. La electricidad vibraba en el aire haciendo que a Naomi le dieran escalofríos.

Fue cuando ella empezó a sentir que sus manos le dolían que todo cesó. Los rugidos, los cambios de luz, las convulsiones. Todo. La sensación de sus manos desapareció, y ella vio entonces que Erik la estaba tomando del brazo.

Primero vio su mano y luego su rostro. Sus ojos reflejaban emociones que ella no podía entender: miedo, preocupación, enojo, cariño. Pero tan pronto como aparecieron, también desaparecieron bajo una mirada fría.

Esos ojos la ponían nerviosa, como si la estuvieran juzgando con una mirada vacía. Rápidamente miró hacia otro lado. Y ese otro lado no era nada más y nada menos que su cama.

Allí yacía Bruce, inmóvil en las sábanas revueltas, con la boca abierta como en un grito silencioso, y los ojos abiertos como platos. Toda su transformación parecía haber desaparecido. A su lado estaba Patricia, su mano posada en su frente, con los ojos cerrados y el ceño fruncido. Parecía estar concentrada en algo. En su mano se marcaban sus venas, lo único que se veían doradas.

En la habitación reinó el silencio por lo que parecieron horas, pero, finalmente, Patricia alejó su mano y dio un paso atrás. Bruce se dejó caer en la cama con un suspiro de alivio. Él cerró los ojos y descansó, mientras que ella se irguió y, dándose vuelta, miró a Naomi. Ninguna sonrisa adornaba su rostro esta vez.

"Naomi", ella intentó alejarse ante el tono frío con el que le habló, pero Erik la tenía agarrada, "Debemos hablar". Luego de haber dicho esto salió de la habitación, esperando ser seguida.

Erik prácticamente la arrastró hasta la sala y la tiró en el sillón. Naomi no podía entender por qué la estaba tratando así. La Directora se sentó frente a ella con las piernas cruzadas, dando la impresión de que el sillón era un trono. Al verla ahí, tan imponente, Naomi no pudo evitar pensar ¿Cómo rayos hace para tener el pelo tan perfecto si acabo de verlo volar y moverse mágicamente?

"Es correcto suponer que ahora crees todo lo que Bruce te dijo, ¿no?", Naomi asintió. "Bien. Sé que te contó la historia de Draco y los Seis, pero, ¿te dijo que Draco también continuó su linaje? Así es, él también tuvo hijos. Esos hijos tuvieron más hijos, y así sucesivamente. Y ahora te preguntaras a qué viene este tema. Pues bien, yo soy una de sus descendientes y, por tanto, ama de los dragones. Sin embargo, el poder de los hijos de Draco se ve limitado a un solo dragón, no a todos. Sí, Naomi, veo que descifras las cosas con agilidad. Yo soy la ama de tu tío" Las cejas de Naomi prácticamente desaparecieron al elevarse tanto. "Es exactamente por eso que pude curar a tu tío. Él me pertenece- Naomi frunció el ceño- y es mi deber cuidarlo. Lamentablemente, nuestros dones no son compatibles. Verás, tu tío desciende de Gwyneth, el rayo y luz; y mi poder se concentra en el agua. Cada vez que lo toco se vuelve doloroso tanto para él como para mí. Es un gran precio a pagar, pero si lo miras de un lado positivo, si unimos nuestros poderes, somos poderosos.

"Tú, tú eres joven. Pero tu amo debería aparecer dentro de poco, dos años como mínimo", hizo una pausa y la examinó. "Eres especial Naomi, el rayo corre por tus venas gracias a tu madre... Sin embargo, no puedo esperar a ver cómo descubres tus dones". Le dio una pequeña sonrisa, "No debes preocuparte, estoy segura que Erik y yo te seremos de mucha ayuda. Nosotros te enseñaremos a controlar tus cambios". Esperen, ¿qué? ¿Erik? ¿Ahora Erik también es mágico? Mmm, me pregunto de quién será descendiente, a la mente de Naomi la dominó la curiosidad.

"De acuerdo", se escuchó decir a sí misma. El peso de la mirada examinadora de Patricia y la mirada fría de Erik la ponían incómoda. No sabía qué la había poseído en ese momento, pero algo malo sin lugar a dudas, puesto que dijo "Quiero que me enseñen".
Los Defensores - Cp5

Hola! De pepino terminé el condenado capítulo hoy! No sé por qué es que nunca me da tiempo de escribir durante la semana...
Ya que! Espero que disfruten y que sus dudas se vayan aclarando... aunque no tanto muajajaja

Loading...
 Oscuridad. Había tanta oscuridad.
 Ella acercó su mano a su cara, pero apenas podía ver la punta de sus dedos. Lentamente miró a su alrededor. Una espesa niebla negra la envolvía. Empezó a caminar ¿Hacia dónde? Ni ella lo sabía.
 En la distancia se veía una fina línea de luz roja en el suelo, como si se asomara por debajo de una puerta. Caminó hacia ella. Esto está mal, se decía a sí misma, y, sin embargo, no podía parar de moverse. En un rincón de su mente una vocecita gritaba ¡Corre!, pero su cuerpo se movía en contra de su voluntad.
 Su mano se extendió hacia la manija y, en cuanto la tocó, se dio cuenta de su error. Su mente le gritaba que no abriera la puerta, pero su mano parecía tener pensamientos propios. Su cuerpo comenzó a llenarse de terror y, cuando su mano abrió la puerta violentamente, un gritó escapó de su garganta.
 Sin embargo, su grito fue mudo. Ella intentó hablar, pero ningún sonido salía de su boca. Muda y casi ciega. Claro que, no lo suficientemente ciega como para evitar ver lo que había más allá de la puerta.
 Allí, en medio de la oscuridad, se veían un par de ojos de infierno. Ojos que ya había visto alguna vez. La misma mirada vacía y macabra que antes la había mirado burlona. Solo que ahora, aquellos orbes de fuego la miraban con desdén.
 Su cuerpo entero se estremeció ante él- de alguna forma sabía que era un hombre. Aquellos ojos la invitaban, le susurraban al oído dulcemente Entra, déjate llevar por la oscuridad .Pero ella sabía que eran puras mentiras. Intentó dar un paso atrás, pero la oscuridad de la habitación la estaba succionando. Los ojos brillaron con más fuerza, intentando atraerla una vez más.
 Propius, Naomi, venit ad tenebrosum, et pascent vos consumat portentosum anima.

 De repente, estaba despierta y jadeando. Su cuerpo estaba cubierto de sudor frío y sus brazos temblaban. Fue una pesadilla. Solo una pesadilla.
 Envolvió sus brazos en su cuerpo como si se estuviera abrazando a sí misma. Fue ante este movimiento que notó que sus brazos le dolían. Extrañada, extendió sus brazos para ver qué le causaba tanto dolor.
 Ambos brazos, desde las manos hasta los codos, estaban envueltos en vendas manchadas de sangre. Al principio ella frunció el ceño, pero, al recordar los sucesos en la puerta del instituto, el pánico se apoderó de ella.
 ¡Sus bazos se habían prendido fuego! El dolor había recorrido su cuerpo entero ante las quemaduras que las llamas producían. La desesperación se había adueñado de ella al ver que el fuego no se apagaba. Entonces había llegado su tío con sus ojos amarillos brillantes- pero, eso estaba mal, Bruce tenía ojos celestes- y todo se había desvanecido.
 “Brucebrucebrucebruce¡BRUCE!”, Naomi sintió cómo su pecho se quedaba sin aire. Por favor, por favor, no otro ataque de pánico. Por suerte, no era otro ataque. Solo era Naomi estando muy, muy asustada.
 Ella escuchó un portazo y, de repente, Erik estaba en frente de ella. Sus hermosos ojos verdes amarronados  estaban llenos de preocupación, su ceño estaba fruncido. La tomó de los hombros y la sacudió con delicadeza.
 “Hey, hey. Aquí estoy. No pasa nada, ¿me oyes? Naomi, mírame”, ella lo miró con ojos de ciervo espantado. “Tú estás bien. ¿De acuerdo? Tú. Estás. Bien”.
 Ella asintió levemente con la cabeza. Sabía que estaba a salvo, pero, aún así, seguía aterrorizada. ¿Qué rayos había pasado? ¿Verdaderamente había estado en llamas? ¿O solo había sido producto de su imaginación? Tantas preguntas y ni una respuesta.
 “¿Q-Qué pasó?”, preguntó ella con una voz tan pequeña que era apenas audible. Levantó la mirada que antes había estado clavada en sus vendajes. Sus ojos whiskey estaban a punto de desbordar con lágrimas. “¿Me estoy volviendo l-loca?”, su voz se quebró al final. En un segundo, ya estaba prorrumpiendo en lágrimas. Pequeños sollozos escapando de su boca.
 “No. No, no, no”, Erik posó sus manos en sus mejillas, limpiando las lágrimas con sus pulgares. Él le dedico una pequeña sonrisa  y, acercándola hacia su pecho, besó su cabeza. Empezó a dibujar círculos en su espalda, “No llores, vamos, no llores. No te estás volviendo loca. Todo lo que recuerdas realmente sucedió, pero yo no debería explicártelo”. Instantáneamente ella se tensó. Realmente sucedió, y él sabe lo que significa. Intentó alejarse, pero él la abrazó con firmeza. “Naomi, cálmate. Tu tío llegará en cualquier momento y tú podrás saber lo que pasó. Ahora, cálmate”.
 Ella vaciló, pero, finalmente, se relajó en sus brazos. Él la apartó lentamente y le dio una sonrisa simpatética. “Quería que lo supieras más tarde, ¿sabes? Pero yo no puedo parar tus cambios. No tengo tanto poder”, Naomi no entendía el significado detrás de sus palabras, pero, aún así, le sonrió. Antes de que alguno de los dos pudiera decir algo, Bruce entró en la habitación- Naomi pudo darse cuenta que era su habitación al ver la paredes púrpuras.
 Se veía tenso y casi asustado, pero su rostro mostraba unas grandes ojeras de cansancio. Lentamente, se acercó a su cama. Erik se levantó y paró junto a él, posando una mano confortante en su hombro. Ambos intercambiaron miradas y pequeños asentimientos de cabeza.
Bruce dejó escapar un suspiro al sentarse junto a Naomi. Intentó sonreírle, pero salió más como una mueca de pesar.
 “¿Cómo te sientes? ¿Te duelen mucho los brazos?”, ella negó con la cabeza. “Bien, eso está bien. Erik hizo lo que pudo para que no te dolieran tanto”. El silencio se apoderó de la habitación. Su tío abrió y cerró la boca varias veces, como si no supiera qué decir. Finalmente habló, “¿Recuerdas todo lo que sucedió ayer? ¿Sí?, bien. Seguramente estarás pensando que- emm- todo fue un producto de tu mente y que te estás volviendo loca. Créeme, a mí también me pasó. Pero te puedo asegurar que todo fue real. Así es, tú realmente estuviste en llamas y estoy bastante seguro que te preguntarás por qué. ¿Alguna vez has escuchado la historia de Draco Dominus y los Seis Grandes?”, ella negó con la cabeza. “Pues creó que deberías escuchar la historia.
 "Esta historia es tan antigua que nadie sabe el año de su existencia, es por eso que algunos le llaman leyenda. Era una noche de tormenta, pero no de cualquier tormenta, y no cualquier noche. Esta era una tormenta de rayos que prendían fuego todo lo que tocaban y de nieve que congelaba todo lo que le fuera posible. Fue en esta noche que una mujer escapaba. ¿De qué? Nadie lo sabe. Sin embargo, esta mujer, quien estaba luchando por no congelarse y por mantenerse lejos de las llamas, estaba embarazada. Ella quería encontrar un lugar seguro, pues estaba a punto de dar a luz. Finalmente, encontró una pequeña cueva donde pudo tener a su bebé. El niño al nacer no lloró… y no se movía.
 “Aterrada, la madre del niño suplicó a sus antepasados y a sus dioses que salvaran a su hijo. Salió a la tormenta con el niño en brazos y, alzándolo al cielo, suplicó que tuviera vida, incluso si ella tenía que dar la suya para que ocurriera. Con un grito desgarrador, la madre se desplomó en el suelo sin vida y el niño comenzó a llorar. Estaba vivo.
 “De entre los arbustos salieron seis serpientes que tomaron al niño y lo metieron en la cueva nuevamente. Estas serpientes, de más está decir, eran especiales, pues sabían que el niño tenía un gran potencial de magia. Las serpientes habían sido tocadas por un elemento cada una. Fuego, nieve, rayo, agua, viento y muerte.
 “El niño creció entre las serpientes, aprendiendo su lenguaje y dominándolas. He aquí la razón de su nombre Draco Dominum: Amo de los dragones. Pues, las serpientes crecieron y de ellas brotaron patas y alas. Cada una controlaba el elemento que las había tocado. Draco nombró a todos. Gwyneth, dragona blanca de los rayos y la luz; Reltor, dragón rojo del fuego; Glaciem, dragón plateado de la nieve y el hielo; Airad, dragona bronce del viento;  Eidath, dragón azul del agua y las tormentas; y, finalmente, Mortem, dragón negro de la muerte y la destrucción. Estos dragones crecieron en poder como también lo hizo Draco. Él se convirtió en un poderoso hechicero, capaz de hacer conjuros tanto oscuros como puros, y él controlaba a los dragones. Se hacía cargo de que nada se desequilibrara y de que ninguno causara destrucción.
 “Sin embargo, Draco no era inmortal, y, al morir, todo el equilibrio de poderes se quebró. En el mundo reinó el caos y la destrucción. Fue entonces que los hombres se alzaron contra los dragones. Intentaron matarlos, pero estos eran inmortales. Así que decidieron quitarles sus principales características de poder- sus alas, cuernos, colas, lo que fuera. Al ver lo que los humanos tramaban, los dragones decidieron esconderse. El caos cesó de existir y los humanos dejaron de buscarlos. De todas formas, nunca los hubieran encontrado, ya que estos se habían vuelto humanos y ahora vivían entre ellos.
 “Los dragones vivieron por muchos años y podría decirse que aún siguen con vida. Durante todo este tiempo, claro está decir, ellos tuvieron hijos. Estos hijos se propagaron por todo el mundo, y cada uno tenía una porción del poder de su padre o madre. Todos podían transformarse en dragones, claro que no eran tan poderosos como sus padres- excepto los hijos de Mortem, ya que esos son muy raros.  Algunos incluso desarrollaron poderes propios: veneno, ácido, caos, terremotos, huracanes, y muchos otros.
 “En fin, esa es la historia de los Seis y de su amo. Pero tú ahora te estarás preguntando por qué te conté esta historia, si lo que tú quieres es una respuesta a lo que te sucedió. Pues, bien, voy a responder más que esa pregunta. Tú tienes descendencia antigua Naomi, muy antigua, del lado de tu madre. Sangre ancestral corre por tus venas y por las mías. ¿Sabes por qué?”, ella negó con su cabeza. Su ceño estaba fruncido y ella no dejaba de pensar ¿Qué rayos está sucediendo? ¿Por qué me dice estas cosas? Él la miró seriamente.
   Entonces pasó. Naomi abrió los ojos como platos e intentó alejarse de su tío lo más que pudiera. Un grito estaba trabado en su garganta. Le dirigió una mirada suplicante a Erik, pero él solo se quedó ahí parado. Su rostro más impasible que nunca.
 “Naomi”, habló su tío con una voz profunda y penetrante. Ella lo miró llena de terror. Los ojos de su tío ya no eran color cielo, no. Eran amarillos y brillaban. De su nariz salía humo y su piel ardía. “Somos descendientes de los Seis, Naomi. Somos dragones”.
Los Defensores - Cp4
Tan tan tan! Qué pashó! Me pregunto si lo venían venir ^^ Posta, este capítulo lo tuve que terminar en prácticamente un día para poder publicarlo, así que espero que lo disfruten. Dejen comentarios y votos!
Loading...
Bien, bien. Tú puedes hacer esto Naomi, solo es una clase, no es nada.
   Luego de haber recibido sus horarios -y de haberse sentido como una hormiga frente a la Dirª Patricia Moore-, Naomi se dirigió a su clase correspondiente. Química.
    Soltó un suspiro y, lentamente, abrió la puerta. Al entrar, todos la miraron y el profesor le envió una mirada de enojo. Al parecer era uno de esos profesores que disfrutan hacer sufrir a sus alumnos y se enojan con todo. Claro que esto no se deduce por una mirada enojada, sino por la cara agria de un hombre que nunca ha sido tocado por la luz de la felicidad… o que siquiera sabe qué es la felicidad.
     “Y bien, ¿qué estás esperando? ¿Una invitación para entrar?”, ella negó con la cabeza, frunciendo el ceño ante su rudeza. “Pasa al frente, di tu nombre y siéntate. En mi clase se está prohibido hablar o interrumpirme. Solo porque eres nueva y es tu primer día no te daré detención. Debes saber que si llegas tarde o haces algo que yo encuentre inaceptable, se te dará detención. ¿Entendido?”, ella asintió e hizo lo que se le había indicado.
    Afortunadamente, no tuvo que pasar la vergüenza de no saber dónde sentarse el primer día, ya que en el fondo vio que Rasha le hacía indicaciones para que sentara junto a ella.
     Rápidamente se acercó al pupitre y depositó sus cosas en el suelo, dándole una pequeña sonrisa a la pelirroja. Apenas habían pasado cinco minutos en los que ya sentía que su cerebro moría lenta y dolorosamente, cuando una bola de papel cayó sobre sus notas. Miró a Rasha y ella solo le indicó que leyera el mensaje.
      ¿Cómo te fue con Patty?, ella frunció el ceño y respondió.
      ¿Quién rayos es Patty?
     ¬¬La Directora, ¿te hizo sentir como un insecto?
     …sí. Estoy empezando a dudar lo que dijiste sobre la pasa.
    ( .o.) ¿Cómo puedes dudar de mí? ¿Acaso no confías en mí?
    Apenas te conozco de hoy ¬¬
    Tienes razón... Oye, ¿quieres sentarte con nosotros durante el almuerzo?
, ¿Qué? Naomi no podía creer su suerte. En menos de diez minutos ya había conseguido una amiga y, lo mejor, no tendría que almorzar sola el primer día.
     Claro, me sentaré con ustedes.
     La conversación terminó allí. Claro que ambas recibieron detención para el final del día.
     
                         _________________________________

      El día continuó así. Naomi fue a sus respectivas clases y conoció gente nueva -claro que la mayoría de las clases las tenía con Rasha o Hunter… o Rasha y Hunter juntos-. Estaban May, la hermana melliza de Hunter, que sin embargo no se le parecía en nada- solo digamos que su pelo era azul y sus ojos era color verde; Cameron Sánchez,  una mexicana bastante simpática; y Vlad, un eslovaco de pura musculatura, cuerpo esbelto, hermoso pelo dorado y ojos grises que por alguna razón se parecía a Erik Lensherr de X-Men1.
      En las clases también estaban Becca y el mastodonte, llamado Peter Jonhson o PJ, pero Naomi no les dio mucha importancia. Claro, excepto cuando PJ se le quedó mirando por un rato bastante largo y cuando su ojo fucsia prácticamente brilló. Pero, aparte de eso, nada más extraño sucedió durante el día.
      Cuando llegó la hora del almuerzo Rasha, Hunter, May, Naomi, Cameron y Vlad estaban sentados en una mesa comiendo carne roja-véase cruda, no de vaca- y lo que podría llamarse una manzana arenosa aceptable. Fue en ese momento que chica hielo y mastodonte decidieron hacer una escena.
      Todos estaban almorzando y hablando de la mala calidad de la comida cuando, de repente, un pedazo de carne chorreante le cayó en la cabeza a Cameron. Todo el comedor se quedó cayado ante el acto. La sangre de la carne caía por su cabello chocolate y por su rostro, hasta llegar a su camiseta. Parada detrás de ella estaba Becca con su plato aún sobre su cabeza y con una sonrisa presumida en su rostro. Los ojos marrones de Cameron se pusieron vidriosos ante tanta vergüenza. Algunas personas comenzaron a reír por lo bajo y otras lanzaron un par de carcajadas.
      Becca hizo una falsa expresión de sorpresa, “No sabes cuánto lo siento, Cameron, querida. Es que creí que un poco de color te haría ver más linda. Porque, ya sabes, todos saben que Paul te dejó por ser fea, ¿o acaso fue Will?”. Cameron prorrumpió en lágrimas, haciendo que la ira dentro de Naomi creciera. A su vez, ella podía sentir que toda su mesa emanaba furia. Claro que, ella fue la primera en quebrarse.
      Tomó su pedazo de carne con furia y se lo lanzó a Becca. Todas las risas pararon abruptamente al ver cómo la carne resbalaba lentamente de su cara. Al rojo de la sangre se unió el rojo de la furia de Becca. Sus ojos de hielo la miraron con tanto odio que Naomi debería haber temblado de miedo, pero no. Naomi también tenía la misma mirada en su rostro.
Sentía cómo la ira la consumía desde dentro, como una rara sensación en su pecho que se expandía por todo su cuerpo. Fuego corría por sus venas, su cuerpo emanaba calor. Sentía que en cualquier momento iba a estallar y volverse una bola gigante de fuego. Sus manos apoyadas en la mesa largaban humo sin que ella se diera cuenta.
Sin embargo, antes de que alguna de las dos estallara, PJ ya estaba ahí. Tomó a Becca por la cintura y dejó escapar un pequeño gimoteo que se asemejaba al de un cachorrito. Su ojo nuevamente brilló cuando miró a Naomi con enojo. Becca parecía estar congelada, pero al dejar escapar un suspiro por su boca, la tensión se disipó un poco. Violentamente, se separó de los brazos de Peter y caminó fuera del comedor echando humos. Pero, Naomi pensó, más que humo parecía el vapor que se suelta en un día frío.
Aún después de que Becca y PJ hubieran abandonado la sala, Naomi seguía lanzándole lanzando dagas a la puerta, como si pudiera sentir la presencia de ambos.  El fuego que antes se encontraba dentro de ella se apaciguó un poco, lo suficiente para que volviera a sentarse y siguiera comiendo silenciosamente. Cameron la miró sorprendida y con cierta expresión gratificante, pero aún así nada dijo. Luego del suceso, el comedor volvió a la vida y todos siguieron hablando como si nada hubiera pasado.
Luego de terminar de comer, Naomi se levantó y dijo “Ha sido un día agotador, no creo que pueda resistir quedarme el resto del día en la escuela. Voy a llamar a mi tío para que venga a buscarme”, Rasha abrió la boca para protestar, pero Naomi la interrumpió rápidamente. “No, Rasha. Aprecio la preocupación, pero no quiero tener que lidiar con tantas cosas en mi primer día. No se sorprendan si mañana no aparezco”.
Dicho esto, salió a la entrada y llamó a su tío para que la recogiera. Mientras esperaba, repasó todos los eventos del día en su cabeza. Desde el encuentro con Erik hasta la pelea con Becca. Al pensar en esto último sintió un leve dolor en las palmas de sus manos. Al mirarlas descubrió que las tenía lastimadas, como si se hubiera quemado. Ella frunció el ceño, Otra cosa extraña que ha pasado durante el día.</>
La mente de Naomi había grabado varios sucesos sospechosos: el ojo brillante de PJ, los colmillos y gruñido de Hunter, el vapor salido de Becca, la majestuosidad de la DªMoore- por alguna razón su mirada confesaba que sabía más de lo que pasaba que los demás-, y ahora sus palmas quemadas. Estúpido pueblo con sus estúpidos sucesos y sus estúpidas personas ¡Estúpida vida!, pensó ella furiosa y, de repente, sus palmas comenzaron a arder de vuelta.
Al verlas pegó un grito de terror. Estaban en llamas. Sus palmas estaban en llamas. Un fuego azul salía de ellas y, poco a poco, subía por sus brazos. Ella intentó apagarlo palmeándose los brazos, pero aún así seguía ardiendo. El pánico y la agonía comenzaron a apoderarse de ella. Dolía. Dolía tanto que lágrimas comenzaron a escurrir de sus ojos. Su respiración se volvió errática y sus intentos por apagar el fuego más desesperados.
En un segundo, escuchó el rugido del motor de su tío y, al verlo salir corriendo hacia ella, gritó desesperadamente por ayuda. Él la tomó de los brazos y ella intentó liberarse, pues no quería lastimarlo. Pero la tenía agarrada firmemente y no la soltó. Poco a poco, las llamas comenzaron a extinguirse. El alivio la inundó, mas un poco de pánico persistía dentro de ella al ver que los ojos de su tío se habían tornado amarillos. En cuanto el fuego desapareció, Naomi se desplomó en sus brazos. Todo comenzó a volverse borroso y su visión se oscureció. Antes de perder la conciencia pudo escuchar a su tío decir, “Es demasiado pronto para los cambios”.
Los Defensores - Cp3
N/A: Wuuutt!! This girl is on fire!!...no? Bueno, ya, en serio. Espero que les haya gustado el capítulo y espero que los finales "melodramáticos" no les molesten c: Díganme qué piensan!
Loading...
Lo primero que notó al entrar a la escuela fue que no tenía idea de dónde estaba la oficina de la directora.

Vio cómo todos los estudiantes caminaban por los pasillos, charlando y riendo. Por toda la escuela resonaba el sonido de las puertas de los lockers cerrándose. Solo algunas personas que pasaban a su lado le dieron una mirada y siguieron caminando.

En vano intentó frenar al tumulto para preguntar a dónde ir. Pero, finalmente, sus oraciones silenciosas fueron respondidas... brutalmente.

Mientras Naomi se abría el paso entre la muchedumbre -tarea bastante forzosa considerando su baja estatura-, se vio violentamente empujada hacia una pared y aplastada por otro cuerpo. Rápidamente empujó a este y se encontró cara a espalda con una pelirroja de alta estatura y curvas finas. Ella se dispuso a lanzarle una serie de insultos, pero entonces se dio cuenta de que la pelirroja no le estaba prestando atención. Más bien, nadie le estaba prestando atención.

Ella siguió la mirada de todos y vio que, frente a la chica que la había aplastado, se encontraba una rubia alta de ojos de hielo con una sonrisa malévola dibujada en el rostro. Su figura era hermosa, tal como su rostro perfecto. Sin embargo, el solo el hecho de mirarla le daba escalofríos a Naomi, como si su cuerpo emanara frío. Bella y fría como el hielo, ella pensó.

Al parecer la rubia había empujado a la pelirroja, incitando una pelea de... ¿acaso están gritando gatitas? Naomi se pegó lo más que pudo a la pared para alejarse de la batalla, contentándose con observar a las enfrentadas.

Mientras que la rubia era fría, la pelirroja parecía un volcán a punto de estallar. Su pelo flameante ni siquiera era naranja como era de esperarse, sino que era realmente rojo. Sus raíces de rojo oscuro se iban tornando a carmesí a medida que llegaba a las puntas. Sus ojos eran azules y transmitían una chispa a quien los mirara, como si hubieran sido tocados por un rayo. Su rostro era bellísimo y su figura atractiva. Sus dedos estaban adornados por anillos dorados de todos los tipos y tamaños.

"¡Uy! No sabes cuánto lo siento, Rasha querida, al parecer no te vi allí. Aunque no me sorprende, después de todo, nunca estarás a mi altura", su gélida voz chorreaba sarcasmo y egocentrismo. A su lado, un musculoso rubio se reía con la risa más estúpida jamás.

Este, a pesar de verse fuerte, daba un aire de idiotez y de brutalidad extrema. Sus ojos centelleantes eran los más raros que Naomi hubiera visto. Uno era de un verde llamativo, pero, aún así, nada cercano al verde de Erik. Este verde era musgoso y daba... asco. El otro ojo, el que llamaba la atención, era fucsia oscuro. Al principio Naomi pensó que era un lente de contacto, pero más tarde se enteraría de que era un gen hereditario.

"Blyn krysy, tú no eres nadie para mí, Becca. Sigue regodeándote en tu ego, que es todo lo que tienes", siseó ella, sorprendiendo a Naomi con su fuerte acento ruso. A continuación largó una carcajada que hizo que varios se estremecieran y dijo con ojos perversos centelleando, "A lo mejor puedes ir corriendo a tu preciado Romulus, pero dudo que vaya darte siquiera una mirada".

Al parecer esto hizo que algo se quebrara en Becca, pues su sonrisa desapareció al instante y una mirada de odio puro la reemplazó. La tensión entre ambas creció hasta tal punto que podría cortarse con un cuchillo y se desató una batalla entre sus miradas.

Pero, tan pronto como el aire se puso pesado, el hechizo que las envolvía se rompió. Un muchacho moreno,- y no tan sorprendentemente- alto y musculoso de pelo marrón oscuro y ojos caramelo se paró entre ellas, posando sus manos en los hombros de la rusa y mirándola con una preocupación que solo debería verse en los padres. Su presencia era imponente y su mirada severa, su ceño siempre estaba fruncido.

"¿Está todo bien?", preguntó con una voz tan profunda que resonó en los huesos de Naomi. Su mirada perforó a ambos haciendo que se tensaran.

El rubio estúpido instantáneamente negó con la cabeza. La chica de hielo se contentó con fruncir el ceño y levantar su labio superior en asco. Claro que entonces él se dio vuelta completamente, se cruzó de brazos y prácticamente le gruñó. Así es. Le gruñó como un perro mostrando sus caninos, que por cierto eran bastante grandes... y puntiagudos.

A esto la rubia abrió los ojos como platos y, tomando al mastodonte idiota del brazo, se dio vuelta para irse. Sus tacones resonando por el corredor.

Al parecer esto hizo que los estudiantes despertaran y siguieran caminando o buscando sus libros. Naomi en cambio todavía seguía paralizada contra la pared, observando a la pareja.

"Hunter-", empezó a hablar la pelirroja, pero calló rápidamente ante la mirada que él presentó.

"Ni una palabra. Casi te pasas de la línea, Rasha. ¿Qué hubiera pasado si no hubiera llegado?", ella bajó la mirada, "¡Dime! ¿Qué hubiera pasado? ¿No quieres decirme? Entonces yo lo diré: ¡Te habrían descubierto! ¡Sabrían qué eres! ¡Sabrían de lo que eres cap-¡". De repente calló al ver a Naomi ahí parada.

Ella se puso colorada al darse cuenta de que había estado escuchando una conversación que supuestamente era privada. De repente sus zapatillas se volvieron muy interesantes. Sin embargo, se vio forzada a levantar la mirada cuando él carraspeó. La miraba con preocupación, pero a la vez con enojo y sospecha. Rasha también la miraba ahora, solo que con más gentileza.

"¿Acaso se te perdió algo? ¿Qué haces ahí parada?", dijo él abruptamente. La rusa rápidamente le golpeó el brazo.

"¿Cómo puedes tratarla así? ¿Es que no ves que es nueva", luego miro a Naomi con una sonrisa. "Soy Rasha, y este es Hunter. Supongo que eres nueva, ya que nunca te había visto antes. ¿Cómo te llamas? ¿Necesitas ayuda?"

Al fin, pensó ella, Alguien que decide ayudarme.

"Mi nombre es Naomi", dijo tranquilamente," Y la verdad es que estoy bastante perdida. Se supone que tengo que pasar a la dirección para recoger mis horarios, pero no sé dónde está. ¿Esperaba que alguien pudiera señalarme? Nadie se ha parado a escucharme".

"Ty takoy milyy, ¿cómo es que nadie te ha ayudado? No te preocupes, yo te puedo decir dónde está. Es más, yo te acompaño", sus ojos brillaron con tanta alegría que nadie hubiera creído la mirada de odio que le había mandado a Becca hacía cinco minutos.

Dicho esto, la tomó del brazo y comenzó a arrastrarla por los pasillos, Hunter pisándole los talones. Finalmente, después de recorrer un laberinto de corredores, llegaron a la dirección. Naomi tocó la puerta y escuchó que la llamaban dentro con un Entre, por favor.

"Gracias por ayudarme, Rasha", dijo volteándose con una pequeña sonrisa en los labios.

"No fue nada, espero verte pronto", dijo respondiendo la sonrisa. "Solo para que sepas, te va a parecer una señora bastante severa, pero en el fondo es tan dulce como una pasa", susurró ella.

A continuación se dio vuelta y, tomando el brazo de Hunter, partieron hacia sus clases- la campana había sonado hace varios minutos-.

Naomi soltó un suspiro y, lentamente, abrió la puerta. Dentro se encontraba una mujer de pelo negro recogido en un rodete sentada frente a un escritorio. Su tez era pálida y sus ojos eran casi negros. Su postura era regia y parecía que su simple presencia emanaba poder. Mantenía la cabeza en alto y miraba a la gente como si pudiera ver sus almas.

"Me supongo que eres Naomi", dijo ella seriamente. A continuación extendió su mano para saludar, una sonrisa que encerraba un significado desconocido para Naomi se dibujó en su boca y sus ojos centellearon, "Te estaba esperando".
Los Defensores - Cp2

Holitis! Acá traigo el siguiente capítulo(un poco adelantado) pero como creía que no iba a tener tiempo de terminarlo después lo terminé hoy jeje ^^"

Anyway, espero que la historia les esté gustando... a mí aunque sea me está gustando. Ñe! Difruten!

Loading...


Sometimes we see things that aren't meant to be seen.
Sometimes things aren't always as they seem.
Sometimes we need someone to call our own,
Especially when we're alone.
Sometimes people just can't understand,
Why things get out of hand.
Sometimes life just isn't fair,
Especially when people just don't care.
And sometimes it's hard to say,
Why things have to be this way.
Sometimes it's all you can do to get by,
Especially when dreams continue to die.
Sometimes it's nice to sit in the rain.
Even to just relieve the pain.
And when we've had a really bad day,
Sometimes we just need to get away.
We never know what's wrong with out pain.
Sometimes the hardest thing and the right thing are the same.

And sometimes when people get hurt, 
Even the strongest ones may need comfort.



deviantID

Urucita's Profile Picture
Urucita
Sofía - Merenwen
Artist | Student | Other
Argentina
Interests

AdCast - Ads from the Community

Comments


Add a Comment:
 
:iconever-so-excited:
ever-so-excited Featured By Owner Mar 5, 2015  Professional General Artist
Hey! :wave: I just wanted to stop by and say thank you for adding my House Durin piece to your favorites. :D I'm glad to see you liked it and I appreciate the fav. :heart: Thanks again!
Reply
:iconurucita:
Urucita Featured By Owner Edited Mar 6, 2015  Student Artist
Your welcome! I really think it's an amazing picture and that the design is awesome c: You did a great work!
Also thanks for the llama!! 
Reply
:iconayuri-327:
AYURI-327 Featured By Owner Feb 20, 2015  Hobbyist Digital Artist
Thank you for the fave!! I really appreciate you. Hug 
Reply
:iconurucita:
Urucita Featured By Owner Feb 20, 2015  Student Artist
Welcome! 5 seconds hug  I really love that picture, it's just SO freaking amazing!! You did an excellent job ^^
Reply
:iconhundrenus:
HunDrenus Featured By Owner Jan 7, 2015  Professional Digital Artist
Thank you for the fave! :)
Reply
:iconurucita:
Urucita Featured By Owner Jan 7, 2015  Student Artist
Welcome! Groot looked reaaallyyy great Groot Dance 
Reply
:iconvdafne:
vdafne Featured By Owner Edited Nov 16, 2014  Student Digital Artist
Feliz cumpleaños!! 
:D que la pases muy bien en este dia tan especial para ti ^^ quería darte un regalo pero mi escaner se descompuso :( quizás si puedo te doy uno de navidad ^^ completamente estarás en mi lista!! ;) (Wink) 
Reply
:iconurucita:
Urucita Featured By Owner Nov 16, 2014  Student Artist
Jajaja gracias! No importa el regalo! Aprecio mucho que se acuerden de mi cumpleaños ^^ Eso es suficiente para mí 
Reply
:iconvdafne:
vdafne Featured By Owner Nov 17, 2014  Student Digital Artist
De nada ^^
Reply
:iconurucita:
Urucita Featured By Owner Nov 18, 2014  Student Artist
Llama Emoji-02 (Blush) [V1] 
Reply
Add a Comment: